Cómo lograron los croatas hacer recular a su gobierno

Análisis
Author
André Crespin
soldaire.org

En abril de 2017, el gobierno croata lanzó un "programa de reforma de pensiones" que aumentaba la edad de jubilación de 65 a 67 y endurecía las condiciones para obtener la jubilación anticipada. La propuesta fue aprobada por el Parlamento. Pero no por los trabajadores, que obligaron al gobierno a dar marcha atrás. Historia de una victoria. (Foto : Ivan Blazevic, gerente de campaña en la ciudad de Crikvenica. Foto D.R.)

Ivan Blazevic

El "programa de reforma de pensiones" del gobierno croata decía que para garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones, por un lado, sería reformado, aumentando (gradualmente hasta 2038) la edad de jubilación de 65 a 67 años y, por otro lado, penalizaba a los trabajadores que se jubilasen antes: un 0.3% menos de pensión por cada mes de jubilación antes de los 65 años. El equivalente a una reducción del 18% en una pensión ya baja para un trabajador que se jubilase a los 60 años. Por si fuese pura casualidad, estas medidas estaban en sintonía con las recientes "propuestas" de la Unión Europea.

Los sindicatos se opusieron a estas medidas desde el principio, que creían que no respondían al desafío principal: el de aumentar la proporción de trabajadores activos en relación a los jubilados. De hecho, Croacia ha sufrido en las últimas décadas una desindustrialización drástica en la que se perdieron muchos empleos. Para obtener su ticket de entrada a la Unión Europea, las autoridades tuvieron que incrementar su política de desindustrialización vendiendo los astilleros al sector privado y apostando por sectores más volátiles en términos de empleos para mantener su economía en funcionamiento, que ya dependía un 25% del turismo. Para que los fondos de pensiones sean sostenibles, sostienen los sindicatos, se deben crear empleos nuevos, estables y bien remunerados, que puedan financiar las pensiones.

A pesar de las fuertes protestas sindicales, el Parlamento croata aprobó en 2018 una ley que adoptaba las medidas del "programa de reforma de las pensiones" y que entró en vigor el 1 de enero de 2019.

La respuesta

En respuesta, las tres confederaciones sindicales más grandes del país lanzaron una campaña de frente común: "¡67 años es demasiado!”. Sus dos demandas principales: reducir la edad de jubilación a 65 años y reducir la multa por jubilación anticipada de 0.3% a 0.2% por mes no trabajado.

¿Su estrategia? Forzar la convocatoria de un referéndum, que la constitución croata permite, si y solo si el 10% de los votantes firman una petición que lo exija, y en un período de solo 15 días. Entre el 27 de abril y el 11 de mayo de 2019, se tenían que recolectar un mínimo de 373,000 firmas. Un desafío gigantesco. Pero, al final, se lograron, 748,624 firmas para ser exactos. ¡50,000 firmas recolectadas al día! Ivan Blazevic, sindicalista en el sector de servicios y turismo, responsable de la campaña en la ciudad de Crikvenica lo explica: “Invertimos mucho tiempo en los mercados y las calles concurridas de los centros de las ciudades recogiendo firmas para las peticiones. Más de 4,000 delegados sindicales, activistas y ciudadanos se movilizaron durante las dos semanas intensivas de la campaña. Fue una verdadera carrera contrareloj, porque hicimos frente a un apagón informativo de los medios durante la campaña. ¡El gobierno llegó a lanzar una contra campaña para exaltar los méritos de su reforma, con dinero de los contribuyentes! Mientras nuestra propia campaña era financiada con las cuotas de los afiliados..."

La fuerza reside en los números

Pero los tres sindicatos se beneficiaron de un activo importante: su experiencia en la recopilación de firmas masivas para organizar referéndums. Como el de 2010 para oponerse a la modificación de la Ley del Trabajo que cuestionaba los derechos de los trabajadores, y el de 2014 contra la privatización de las autopistas. En las dos ocasiones, los sindicatos fueron capaces de recolectar la cantidad de firmas requeridas.

Los referéndums de 2010 y 2014 nunca se llevaron a cabo. El gobierno abandonó sus planes de reforma neoliberal sin siquiera pasar por la "cabina de votación".

Después de verificar la legalidad de las firmas, el organismo de verificación anunció que eran suficientes. Al igual que con iniciativas anteriores, el gobierno decidió cambiar la ley sin siquiera celebrar un referéndum. El presidente del parlamento, Gordan Jandrokovic, afirmaba amargamente: "Son las personas las que tienen la última palabra, pero a veces los ciudadanos pueden cuestionar una buena medida adoptada por el gobierno".

 

 

visual

67 años es demasiado

Las cinco demandas clave de la campaña "67 años es demasiado" se lograron:

  1. el retorno de la edad de pensión a 65 años (en lugar de 67)
  2. la multa del 0.2% del salario por cada mes de pensión antes de los 65 años (en lugar del 0.3%)
  3. el derecho a la jubilación anticipada a partir de los 60 y 35 años de empleo
  4. el derecho a una pensión completa a partir de los 60 y 41 años de empleo
  5. condiciones de jubilación más flexibles para las mujeres.

Los sindicatos permanecen vigilantes

"Esta es la mayor victoria jamás lograda por sindicatos y ciudadanos" en los últimos años, dijo Mladen Novosel, presidente de la Unión de Sindicatos Autónomos de Croacia, la central sindical más grande del país. "Nuestros miles de miembros que participaron en la acción y los cientos de miles de ciudadanos que firmaron son una garantía de que en el futuro podremos detener cualquier intento de infringir los derechos de trabajadores. "

"Es la cuarta vez que los sindicatos, junto con los ciudadanos, han impedido con éxito la adopción de disposiciones legales malas gracias a la iniciativa del referéndum. Los próximos gobiernos deberían saber que, si hiciese falta, lo haremos de nuevo”, afirma Kresimir Sever, presidente de los sindicatos croatas independientes.

Vilim Ribic, presidente de la Asociación de Sindicatos del Sector Público de Croacia concluye: "Es posible que los futuros gobiernos y parlamentos decidan reimponer las medidas que hemos revertido con éxito". Les decimos que en el futuro no aceptaremos medidas desventajosas para los trabajadores. Mantendremos estas 748.624 firmas como garantía de resistencia, y lucharemos para proteger lo que ganamos en 2019”.