Medicina para el Pueblo celebra su 50º aniversario

Noticias

"Hoy celebramos medio siglo de lucha, junto con los pacientes, para construir una sociedad sana, explica Janneke Ronse, presidenta de Medicina para el Pueblo y enfermera. 50 años que los pacientes pueden ir al médico de cabecera sin llevar dinero. 50 años cumpliendo lo que decimos. Y estamos increíblemente orgullosos de ello." Para celebrar la ocasión, la red de centros de salud está organizando una serie de actividades y una reunión en línea el 18 de abril a las 11 de la mañana.

Sofie en Janneke GVHV-MPLP

Fundada en 1971 por iniciativa del PTB, la red de centros médicos de Medicina para el Pueblo cuenta con 11 centros de salud en Bruselas, Flandes y Valonia, con 220 empleados y cientos de voluntarios, que atienden a 25.000 pacientes en todo el país.

Los médicos de Medicina para el Pueblo fueron unos de los pioneros del concepto "No llevo dinero a mi médico de cabecera". "Gracias a nuestra contribución, cada vez más médicos de cabecera han decidido dejar de pedir dinero a los pacientes", dice Janneke Ronse, "y este sistema se está extendiendo cada vez más".

Somos a la vez un centro médico y un centro de acción", dice. “La salud es un derecho: ese es nuestro principio fundamental. En Medicina para el Pueblo, el personal y los pacientes quieren cambiar la sociedad".

Medicina para el Pueblo examina todos los aspectos de la enfermedad y la salud. La organización quiere incidir en determinantes sociales, como las condiciones de trabajo y de vida. Pero también en la sociedad en su conjunto. Por eso, para Medicina para el Pueblo, la salud y la lucha social van de la mano. “No se puede curar el dolor de espalda de un trabajador sólo con pastillas y ejercicios", dice Sofie Merckx, médico de Medicina para el Pueblo y diputada del PTB. “También debemos ser capaces de actuar sobre las condiciones de trabajo e intentar mejorarlas. Si los niños tienen demasiado plomo en la sangre, hay que abordar el problema de la contaminación del aire en el barrio. Si los medicamentos son demasiado caros, luchamos contra el saqueo de la seguridad social por parte de la industria farmacéutica".

Está en nuestro ADN", dice Janneke Ronse, “mirar más allá de las cuatro paredes de nuestra consulta y trabajar con nuestros pacientes para lograr un cambio social. Nos negamos a aceptar el mundo tal y como es y llevamos 50 años luchando junto a los trabajadores. Mientras haya injusticia, Medicina para el Pueblo estará ahí".

La pandemia de coronavirus ha provocado grandes cambios en los centros de Medicina para el Pueblo. Nos enfrentamos a la mayor crisis sanitaria de nuestra historia", afirma Sofie Merckx. En pocos días, nuestras consultas "normales" se convirtieron en "consultas sobre el coronavirus", vestidos de marcianos, explica la doctora Merckx. “Hemos establecido directrices para informar mejor a los trabajadores sobre qué hacer en caso de infección por covid en los centros de trabajo, redactamos protocolos para realizar pruebas en las residencias de ancianos. Allí donde los gobiernos fracasaron, demostramos una y otra vez que es posible actuar, gracias a nuestra experiencia científica y al inestimable compromiso de nuestro personal. También abrimos centros de test en todos nuestros centros médicos e incluso a día de hoy organizamos nuestro propio rastreo. Funciona mucho mejor que el del gobierno, por cierto. Contratamos a cientos de voluntarios para que llamen a la gente y les ayuden a cumplir la cuarentena".

"Ya sea la situación sanitaria, social, económica o política, la crisis del coronavirus nos ha mostrado hasta qué punto es necesaria otra sociedad”, concluye la médico de cabecera. “Una sociedad con cuidados solidarios basados en la prevención".

Haga clic aquí para acceder al evento de Facebook de la reunión en línea del 18 de abril.

GVHV50

 

Share via social media