Trabajadores aeronáuticos desempleados producen piezas para respiradores

Noticias
Author
Alice Bernard
solidaire.org

Van a la fábrica a salvar vidas. En lo alto de Herstal, Safran Aero Booster suele fabricar piezas para motores de aviones. Desde mediados de marzo, los trabajadores están desempleados cobrando indemnizaciones. ¿Todos? No. Algunos voluntarios todavía vienen a la fábrica para hacer repuestos para los respiradores que tanto necesitan los hospitales. Encuentro con Stefano Scibetta, delegado de la FGTB (federación sindical socialista) Metal.

safran

"Cuando el gobierno anunció las medidas de contención, la dirección convocó un comité de empresa extraordinario", dice Stefano Scibetta. "Explicó que para satisfacer a los clientes, cumplir con los plazos de entrega y evitar penalizaciones, en definitiva, por el bien de la empresa, teníamos que seguir trabajando."

Una situación que los trabajadores frenaron en seco: "Había una contradicción entre la directiva del gobierno de contención generalizada para no causar un pico en los hospitales y la presencia de 1.600 trabajadores en la fábrica de Safran. ¿Cómo se puede garantizar la salud de los trabajadores y sus familias en estas condiciones?” Los de Safran acabaron ganando su causa: "Como nuestra empresa no produce nada vital para combatir el coronavirus, insistimos en que la planta cerrara durante dos semanas. Además, en los talleres el personal estaba nervioso y temeroso de los riesgos de contaminación. Nuestra presión funcionó: pudimos imponer un cierre temporal de la planta", explica el delegado principal.

¿Así que todos se fueron a casa?

Stefano Scibetta. No del todo. A raíz de una llamada de los hospitales, un equipo de ingenieros, trabajadores y técnicos se reunieron para producir piezas con nuestras máquinas, piezas de repuesto para los respiradores: los flujómetros. Son componentes de los respiradores que se cambian después de cada uso, por lo que escasean en los hospitales.

Los ingenieros hicieron los planes. Luego los programadores calibraron las máquinas. Y después de los tres días libres, la dirección pidió a las delegaciones sindicales que pudieran traer de vuelta a los trabajadores para producir flujómetros y viseras de protección. Por supuesto, respondimos afirmativamente en el acto. Evidentemente estamos dispuestos a ayudar a salvar vidas. Hicimos una primera muestra de 100 piezas como prueba, y ahora la producción está en marcha.

Concretamente, ¿cuántos trabajadores se movilizaron para esta producción?

Stefano Scibetta. Ahora que las máquinas están calibradas, tenemos unos diez trabajadores que manejan la impresora 3D, comprueban las piezas, las miden. También se necesitan almacenistas para la logística.

Luego la empresa matriz preguntó si era posible traer de vuelta a algunos de los trabajadores para reiniciar una producción mínima. Cabe señalar que en Francia, donde está la casa matriz, las fábricas del grupo están funcionando. Sin embargo, el número de personas enfermas aumenta constantemente. Allí nuestros camaradas están forzando que todos queden confinados.

Pero aquí, endurecimos un poco el tono. Acabamos de acordar que 15 trabajadores volverían al trabajo, con todas las precauciones sanitarias, guantes, máscaras, gel hidroalcohólico, distancia de seguridad, para completar cuatro motores que estaban listos para ser entregados. Pero en todo lo demás, somos inflexibles: lo principal ahora es ayudar a los hospitales, no producir motores de aviones.

Dicho esto, ¿al estar desempleados temporalmente los trabajadores pierden dinero?

Stefano Scibetta. Por eso hemos empezado una negociación. La dirección propuso tres días adicionales de descanso pagado antes de inscribir al personal en desempleo temporal por causa de fuerza mayor. Ya hemos experimentado mucho desempleo desde principios de año, debido a las dificultades del fabricante de aviones Boeing [parte del motor del Boeing 737 Max, que ha estado fuera de producción durante meses, se construye en Herstal, NdlR]. Por lo tanto, hemos pedido un suplemento a las prestaciones de desempleo. Inicialmente, la dirección no quería pagar un suplemento hasta el 100 % del salario. Dijo que no era normal que los trabajadores ganaran tanto por no hacer nada como por trabajar. Nosotros, estimamos que en diez años habíamos producido riqueza, y es normal que esta riqueza vaya, en parte, a los trabajadores. Finalmente, llegamos a un acuerdo que prevé un complemento de hasta casi el 90 % del salario. Y ese acuerdo se prorrogó hasta el 19 de abril, ya que el gobierno amplió las medidas de contención.