Condena del Presidente de la FGTB y de dieciséis sindicalistas: una grave violación de los derechos democráticos

Noticias
Author
Raoul Hedebouw, diputado del PTB en la Cámara
PTB.be

Thierry Bodson, presidente de la FGTB (sindicato socialista), y otros dieciséis sindicalistas han sido condenados por "entorpecimiento malicioso del tráfico" y han sido condenados por el tribunal penal de Lieja a penas de prisión condicional y a pagar multas que oscilan entre 600 y 4.800 euros. Thierry Bodson ha recibido una pena suspendida de un mes de prisión.

Thierry Bodson

"Hoy, además de los 17 sindicalistas, se ha condenado la libertad de acción social", reaccionó Raoul Hedebouw, portavoz nacional del PTB. "Tras la condena del presidente de la FGTB de Amberes hace dos años, esta nueva condena de los sindicalistas sobre la base del artículo 406 del código penal muestra lo urgente que es la revisión de este artículo. No corresponde a los tribunales manejar los conflictos sociales."

El delito de "entorpecimiento malicioso del tráfico" sirve normalmente para condenar a los malos conductores, los vándalos de las carreteras y los delincuentes que entorpecen deliberadamente el tráfico, bloquean vehículos y de esta forma provocan intencionalmente situaciones peligrosas. No se aplica a las acciones colectivas que impiden la circulación.

Para el PTB, se está usando el código penal de forma indebida para criminalizar a los sindicalistas. De hecho, la historia social de Bélgica está hecha de miles de actos de "entorpecimiento del tráfico", como manifestaciones, piquetes, ocupaciones y acciones de todo tipo. "Sin estos actos de entorpecimiento, nunca hubiéramos obtenido victorias como el derecho al voto, la jornada de ocho horas o las vacaciones pagadas. Sin estos actos de entorpecimiento, no hubiéramos podido detener la pensión por puntos del gobierno Michel", explica Raoul Hedebouw.

Más allá de la acción sindical, esta condena se dirige indirectamente a todos los actores que utilizan la acción colectiva. "No se condena sólo al presidente de la FGTB y a 16 de sus camaradas, sino también a todo el movimiento social", añade Raoul Hedebouw "¿Qué significa la libertad de expresión si no es posible entorpecer el tráfico de forma colectiva durante una acción social para defender los derechos de las personas? Pues se convierte en una libertad vacía, formal e inofensiva para los poderosos."

Esta condena es aún más preocupante porque no es un hecho aislado. El 29 de junio de 2018, el presidente de la FGTB de Amberes también fue condenado por entorpecimiento malicioso del tráfico por haber bloqueado el puerto de Amberes con un piquete durante una huelga general.

"Estamos muy preocupados por esta decisión", concluye Raoul Hedebouw. "Los trabajadores son víctimas de una crisis cada vez más profunda. La acción social y el derecho a la huelga y a organizar piquetes son herramientas que el movimiento social debe poder utilizar para defenderse. Al condenar al presidente de la FGTB y a los otros dieciséis sindicalistas, se está intentando amordazar a los trabajadores. No lo podemos aceptar. Por eso todos llamamos a todas las fuerzas democráticas del país a actuar juntas para revisar urgentemente el artículo 406 del Código Penal, de forma que nunca más pueda ser utilizado para condenar la acción social.”

(Foto Belga. Thierry Bodson)

 

Share via social media