Ataques a su estatuto: Los estibadores no lo aceptarán

Noticias
Author
Pieterjan Caes

El dictamen preliminar del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sugiere que pronto se dictará un fallo muy liberal contra el estatuto de los estibadores belgas. De la Ley Major1 no debe quedar nada de sustancia. Se aspira a tener menos sindicatos, más empresas de trabajo temporal. Esta liberalización de la mano de obra portuaria abre la puerta al dumping social. No se trata sólo de los estibadores (europeos), sino de todos los trabajadores que desean más protección social, de los sindicatos que quieren cambiar las cosas y de todos aquellos que defienden una Europa más social.

#HandenAfVanDeWetMajor

Algunas compañías portuarias, lideradas por la familia Huts2 y su compañía Katoennatie, han estado librando una guerra durante años contra la Ley Major1, el estatuto de nuestros estibadores. El director general de una empresa portuaria explica su motivación: "Sin esta Ley Major nuestros costos en el puerto de Amberes se reducirían en varios millones de euros." ¡Y sus enormes beneficios probablemente añadirían unos pocos millones de euros más a su balance final! Huts y sus acólitos intentaron todo tipo de tácticas: Eludieron constantemente las normas, introdujeron un procedimiento de denuncia en la Comisión Europea, hicieron lobby a los partidos políticos cercanos como el Open Vld (liberal) y la N-VA (nacionalista flamenco de derecha), y recurrienron a la vía jurídica. Hasta ahora, los combativos estibadores pudieron defenderse de todos los ataques.

La semana pasada, esta batalla entró en una nueva fase. Entre 2014 y 2016, los estibadores detuvieron un procedimiento de reclamación de la Comisión Europea al aceptar una modesta reforma del estatuto de los estibadores. Huts y su camarilla estaban muy decepcionados con el resultado. Iniciaron un procedimiento ante los más altos tribunales belgas para anular la reforma. A su vez, los tribunales remitieron la patata caliente al Tribunal de Justicia Europeo. Un fallo con contenido liberal del más alto tribunal europeo sería malo para el futuro de nuestros estibadores.

La jungla social

En la mayoría de los casos, la sentencia del Tribunal Europeo elabora una opinión preliminar, redactada por un Fiscal General. Afirma que el estatuto de los trabajadores portuarios belgas es contrario a las normas europeas. Ataca a los estibadores principalmente en dos puntos. Los trabajadores portuarios disfrutan de una buena protección social gracias a su sistema de reserva de personal. El empleador portuario debe contratar a los estibadores reconocidos de una reserva común y no puede, por ejemplo, recurrir a agencias de empleo temporal. En segundo lugar, los sindicatos portuarios organizan el procedimiento de reconocimiento de los trabajadores portuarios, en cooperación con los empresarios. En opinión del Fiscal General, estas restricciones son demasiado severas para las empresas portuarias. Ese es el gran problema de las reglas liberales europeas. Los derechos del gran capital siempre pasan en primer lugar, no el derecho de los trabajadores a una protección social adecuada.

Si excluimos a los sindicatos y damos carta blanca a las agencias de empleo temporal en el puerto, el reconocimiento del trabajo portuario, y por lo tanto la Ley Major, se reducirá a un papel mojado. El puerto se convertirá en la jungla social que una vez fue. Después de años de lucha, los estibadores lograron una buena protección social a cambio de una mayor flexibilidad en el despliegue. El puerto sigue siendo un lugar de trabajo peligroso, con numerosos accidentes graves. Cada año, nuestros 9.000 estibadores tienen que lidiar con varios accidentes laborales fatales. Sin un fuerte control sindical, la situación empeoraría.

Los trabajadores portuarios pueden ganar

Un buen estatuto y protección social no conciernen sólo a los trabajadores portuarios. Miremos el resto de sectores en los que el trabajo se flexibiliza, en los que los sindicatos no tienen la posibilidad de imponer normas estrictas, en los que el dumping social es una amenaza constante. Pensemos en el empleo precario de los trabajadores del aeropuerto de Zaventem, o en la mortífera competencia social que enfrentan los trabajadores del transporte y la construcción. Todos aspiran a una mayor protección social, con un convenio fuerte.

Hace 20 años, los estibadores fueron los primeros en lograr detener la liberalización europea. Ahora se enfrentan a un nuevo y difícil reto, el de influir en el curso de la justicia. Pero pueden ganar. La práctica demuestra que los jueces son capaces de tener en cuenta la resistencia social y los intereses económicos. Los puertos belgas ocupan una posición clave en la economía europea. La mayoría de los bienes de millones de consumidores y empresas europeas pasan por nuestros puertos. Un caso similar contra los estibadores españoles prueba que las huelgas y la resistencia social pueden determinar el resultado de un juicio.

El presidente del PTB, Peter Mertens, fue el primer político que reaccionó a este nuevo ataque. Advierte de la justicia de clase de la que pueden ser víctimas los estibadores: "Hay una increíble brecha entre los principios liberales que el Fiscal General del Tribunal Europeo aplica a la Ley Major y la realidad sobre el terreno. El estatuto portuario demuestra en la práctica que ofrece la mejor garantía de protección social, condiciones de trabajo seguras y alta productividad. Debemos unirnos para apoyar a nuestros trabajadores portuarios".

Peter Mertens también presentó inmediatamente una moción al Consejo de la Ciudad de Amberes para enviar una fuerte señal de la ciudad de Amberes para la preservación del Acto Major. Toda la oposición votó a favor de la moción del PTB. En esa ocasión, unos cien estibadores vinieron al ayuntamiento para apoyar la moción. Un nuevo paso en la larga lucha en muchos frentes para salvaguardar el estatuto de los estibadores, su sistema de pool y la fuerza de los sindicatos.

 #Hand

Los falsos amigos de los estibadores

El Vlaams Belang (VB, partido fascista) siempre se apresura a mostrar su apoyo a los estibadores. Pero entre bastidores, la historia es completamente diferente. Votan en contra de los intereses de los sindicatos. El Miembro VB del Parlamento flamenco Sam Van Rooy dijo el año pasado en un debate con los directores generales de las empresas portuarias: "Estoy escuchando atentamente los cambios en la Ley Major, que ya propuso el Open Vld." En la práctica, comparte la misma opinión que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea: … podemos mantener la Ley Major, siempre y cuando le impongamos una reforma liberal.

 

1 De 1968 a 1973, Louis Major fue Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales de Bélgica. Como tal, redactó una ley para los trabajadores portuarios para darles un estatuto especial con una mejor seguridad social.

2 Ferdinand Huts es un multimillonario belga y propietario de la empresa de Amberes 'Katoennatie'.