El nuevo gobierno belga continúa con la política liberal: "La gente no votó por esto"

Noticias

“Esta es la misma política que la del gobierno anterior", reacciona Peter Mertens, el presidente del PTB, al anuncio del acuerdo del gobierno Vivaldi (que reúne 4 grandes familias políticas, como las 4 estaciones: liberales, socialdemócratas, cristianodemócratas y verdes). Los liberales están dejando su huella: no habrá impuesto a los millonarios, la edad de jubilación se mantiene en 67 años, a pesar de todas las promesas, y los salarios permanecen congelados. Esto no es por lo que la gente votó. El PTB promete una fuerte oposición de izquierdas, tanto en el parlamento como en las calles.

#Basta #L'OppositionDeGauche

Peter Mertens ve en el acuerdo de gobierno del liberal Alexander De Croo sobre todo una gran continuidad con la política liberal del gobierno de Michel. "Sin embargo, los partidos de izquierda habían prometido implementar un impuesto sobre la fortuna y reducir la edad de jubilación a 65 años. Los ministros del gobierno Vivaldi ni siquiera han sido posesionados que estas promesas electorales ya están en el basurero.”

Para el PTB, la ausencia de un impuesto a los millonarios es inaceptable: "La desigualdad social en nuestro país es mayor que nunca. Pero los liberales terminan ganando: no habrá impuesto para los millonarios. Una vez más, son los hombres y mujeres trabajadores que hacen funcionar el país los que pagarán la cuenta. No lo aceptaremos y lucharemos duro para evitarlo.”

La pensión mínima de 1500 euros, punta de lanza del PTB en la campaña electoral, está incluida en el acuerdo de coalición. “Este es el resultado de cuatro años de intensa campaña del PTB", señala Peter Mertens. Pero aún no lo hemos logrado del todo. Todavía hay grandes dudas sobre el monto exacto, el calendario y la financiación. Además, dos de cada tres personas no tendrán derecho a la versión propuesta por el gobierno Vivaldi porque no llegan a los 45 años de carrera. Queremos 1.500 euros netos, ahora y para tod@s.»

"Después de casi 500 días de malos juegos y mal teatro político, nos encontramos con la misma política liberal del gobierno de Michel. Esa misma política que fue sancionada por los votantes el 26 de mayo del 2019. Aparentemente, los partidos tradicionales aún no han entendido esta señal. El pueblo no votó por esto", deplora Peter Mertens. Y concluye: "Podemos prometer una cosa: seremos una fuerte oposición social y de izquierdas en el norte, centro y sur del país. En el Parlamento, pero también en las calles.